Website oficial del escritor de horror y poeta Uruguayo Gerardo Bloomerfield

Obra e información sobre el escritor G. Bloomerfield (1974/ not yet).

Bitácora

por Gerardo Bloomerfield

ataque terrorista a pulse

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nunca he entrado a Pulse simplemente porque no soy homosexual, tampoco soy de ir a discotecas. Queda cerca de mi oficina en Florida así que la conozco de nombre. De todos los atentados terroristas quizá este y el del 11M en Madrid son los que me impactaron mas porque golpearon lugares que conozco, lugares que no me suenan lejanos ni exóticos sino lugares donde amigos, conocidos, compañeros de trabajo o yo mismo podría haber estado. Es un nuevo episodio de un cuento de horror (el ISIS practica el HORRORISMO y no el TERRORISMO… luego veremos la diferencia en otro artículo) . Pero en esta historia hay dos enemigos muy claros: el fanatismo y la imbecilidad humana y uno realmente no termina de decidirse sobre cual es mas peligroso.

El fanático es un ser humano con una importante discapacidad: no tiene la capacidad de ceder el paso. Se planta firme y está dispuesto a morir o matar o lo que es peor ambas cosas a la vez con tal de defender sus ideas en general religiosas  aunque existen fanáticos políticos, deportivos y hasta ateos aunque de fondo todos son religiosos: todos tienen una verdad absoluta y un dios que defender al cual consideran mas importante que la vida del semejante sea que ese dios sea Allah, La Naturaleza, el Comunismo, el Manchester United o las papas fritas con queso… a todos ese dios les promete un paraíso futuro que vale la pena cualquier sacrificio incluyendo el de no perder el tiempo en razonar. Y no importa que ese paraíso se llama 50 vírgenes, o se llame un “mundo sin religión” como cantaba Lennon, o una utopía socialista, o 10 campeonatos seguidos ganados… la catarsis a futuro, la catarsis de un placer indescriptible justifica cualquier privación presente tal como lo planteaba (dentro de las pocas lógicas que planteaba) Aleister Crowley al analizar que todas las religiones son en el fondo hedonistas y lo que varía es el tiempo en el que ubican sus indulgencias y sus privaciones sea a futuro sea a presente.

La palabra fanático dicen que deriva de FAN ATICUS , o “defensor del ático”, y el ático era la entrada de los templos en la antigua Roma. El FAN ATICUS era el encargado de defender la entrada al templo y obviamente estaba dispuesto a matar y morir (o ambas que como dije es peor) con tal de que nadie traspasara ese ático. Es decir, era un discapacitado. No tenía la capacidad de moverse, de ceder el paso, de razonar, de convencer ni ser convencido por la vía de la razón.

En este punto obviamente el miembro de ISIS o cualquier otra secta (¿nadie ha llamado aún a ISIS por lo que es… una secta? Extraño) dispuesta a matar y morir por defender una línea separadora espiritual es un fanático. Y el fanático no tiene dudas, de hecho no tiene creencias ni tiene fe. Lo que tiene es una certeza, una certeza ciega. Los hombres de fe de hoy y ayer, en determinado momento de adversidad DUDAN. Acá radica la madre de las confusiones con respecto a la fe. La fe verdadera como se define en la Biblia implica “la demostración de lo que no se ve” y no es absoluta. Es condicional. Está sustentada en hechos, en observaciones. Todos los hombres de fe mencionados en la Biblia dudaron en algún momento. El propio Jesús dudó… ¿será cierto que soy el hijo humano de Dios? ¿Será cierto que soy el Mesías? ¿Será cierto que voy a resucitar si me matan?  Dudó si de todo esto… dudo al punto de llorar lágrimas de sangre y pedirle a Dios que si era posible no le hiciera pasar por eso. Y es que Jesús de Nazareth ese rabino del siglo I era un hombre de fe, un idealista, dispuesto a morir por sus ideas, pero no un fanático. No estaba ciego: estaba convencido. Tenía por tanto CONVICCIONES no certezas ciegas.

El miembro de ISIS tiene la certeza de que si muere matando será premiado con el mayor de los placeres sexuales imaginable por un hombre: 5o (o 70.. o 20 o las que sean) vírgenes en un jardín de frutos dulces. No está dispuesto a moverse de esa certeza y no duda: arremete. Se ha privado de todo en esta vida, no por asceta , no por sobriedad… sino por la promesa de obtener una satisfacción y placer absoluto en otro mundo del cual tiene la CERTEZA CIEGA existe.

Arremete, mata y muere sin una voluntad propia y en este sentido es lo mas parecido a un zombi que vamos a ver en la vida real. En lugar de sus dientes, morderá con balas de plomo, con cuchillos, con balas. Lo peligroso no es el arma: es el arma en sus manos. En las manos de un ser sin voluntad propia, sin dudas, sin instinto de supervivencia, privado de todo deseo que no sea morir matando para ser premiado. Y cuando concreta su objetivo como sucedió tristemente ayer, aparecen en escena los otros… los que son quizá igual de peligrosos que el fanático: los IMBÉCILES.

Los que analizan por ingenuidad o perversidad el accionar de los primeros con una lupa distorsionada. Los que distraen a la sociedad y la dejan indefensa ante la brutalidad de los primeros. Los que ayer centraron la escalofriante noticia de la matanza en la discoteca PULSE de Florida en una cuestión de “regular la venta de armas”, como si el problema fuera ese. Como si cada uno de los 5o seres asesinados hubieran sido víctimas de las armas y no del fanatismo.  Como si el fanático pudiera ser neutralizado simplemente prohibiendo la venta de armas. Imaginen por un segundo: Estados Unidos (o cualquier otro país) prohíbe la venta de armas a civiles. Entonces los miembros de ISIS , dispuestos a morir, a morir matando, ya listos para cometer un atentado atroz dicen:

-Oh… tenemos un problema… ¡ahora comprar armas está prohibido!
– Ahhh… que lástima… bueno, vamos a buscar algún país donde esté permitido comprar armas para cometer el atentado. ¡Nos jodieron!

¿Cómo se puede ser tan imbécil de creer que lo que se vive en Estados Unidos en este momento tiene que ver con un problema de regulación de armas? En ese mismo Estados Unidos estos fanáticos han usado o intentado usar para masacrar personas los siguientes medios:

– aviones
– autos
– cuchillos de cocina
– hachas
– explosivos
– ollas de presión de cocina
– garrafas de gas

¿Prohibimos los vuelos comerciales? ¿Prohibimos la circulación vehicular? El atentado en la maratón de Bostón se realizó con una olla a presión de esas que venden en los bazares las cuales se compran sin permisos… ¿empezamos a pedir permisos especiales para comprar ollas de cocina?

Obviamente los que perpetran estos atentados HORRORISTAS no dependen de que algún gobierno les dé permiso para hacer lo que hacen. En los países donde la venta de armas a civiles está prohibida, para estos fanáticos la obtención de armas es el menor de sus problemas. Para dejar claro el punto tanto en Bélgica como en Francia está prohibida la venta de armas a civiles… sin embargo los atentados con armas en estos países fueron mucho mas brutales.

La tenencia y porte de armas por parte de ciudadanos debidamente registrados y autorizados no es el problema. Mas bien de hecho es la solución.  Hay una razón, triste pero cierta de por qué este atentado fue particularmente mortal. El objetivo (un boliche gay) era uno de los lugares donde menos armas uno podría pensar encontrar. En general la comunidad gay en Estados Unidos es la misma que se opone a la portación de armas, la misma que apoya el recibir de brazos abiertos a los refugiados, la misma que sigue discursos pacifistas y neo hippies y ojo que me refiero a la COMUNIDAD GAY y no a los homosexuales en general ya que se debe de entender de una buena vez que ser homosexual y ser gay no es lo mismo, ya que la homosexualidad es una practica sexual y lo GAY es una forma de vida, una moda que implica ropa, activismo, política, hasta una bandera. Decía entonces que si bien posiblemente algunos de los tipos que mas aman las armas en el mundo son homosexuales pues una cosa no quita la otra, la comunidad gay mas activista en general está en contra del porte y tenencia de armas, está a favor del multiculturalismo, de recibir musulmanes a brazos abiertos (aunque estos musulmanes digan que ellos los gay no merecen vivir o los maten tirándolos por edificios en sus países) .

Si uno puede imaginar un lugar sin armas en Estados Unidos ese lugar sería un boliche gay en Florida. No debe existir un lugar con menos armas en la tierra o un lugar donde uno espere encontrar menos gente armada. Los fanáticos lo saben.., por eso uno de ellos, con un rifle .223 semi automático (es decir el mismo tipo de rifle que se usa para cazar los fines de semana) pudo dedicar TRES HORAS a matarlos como patos sin que nadie lo detuviera. Imaginen por un momento que este fanático hubiera entrado a un boliche de motoqueros con el mismo objetivo… o a una iglesia bautista de Texas. O a una convención de la NRA. O a una reunión de Angeles del Infierno. Obviamente no hubiera sobrevivido mas de 3 segundos en pie y las víctimas, si alguna, jamás hubieran alcanzado ese número.

Porque los fanáticos atacan personas que saben indefensas. Civiles… indefensos. Ese es su blanco preferido. Hagan que los civiles dejen de estar indefensos y verán como estas masacres cesan. Las veces que estos terroristas han intentado llevar a cabo masacres en zonas donde la población civil está por tradición fuertemente armada son abatidos inmediatamente con lo cual se salvan vidas, sea en el Sur de USA sea en Israel, sea en Suiza.

Pero ahora vienen los IMBÉCILES  a decir que la consecuencia es en realidad la causa… la facilidad de comprar armas fue lo que ocasionó el ataque a PULSE. No fue ni el ISLAM radical, ni el terrorismo, ni la capacidad de comunicación de los lobos solitarios entre si, ni la falta de preparación y armamento de un sector de la población civil… sino la facilidad para comprar armas. Seguramente si comprar armas en USA fuera un poco mas complicado y llevara un mes el trámite o si no las vendieran, estas cosas no sucederían. Seguramente los miembros de ISIS se darían por vencidos… ese es el mensaje de los progresistas: las armas son las culpables, lo cual es la misma imbecilidad que decir que los culpables de las muertes de tránsito son los autos y no los conductores.

Una vez mas: lo contrario es lo cierto. Si en esa discoteca UNA o DOS personas hubieran tenido entrenamiento y habilitación en el uso de armas, otra hubiera sido la historia. Este atentado recuerda un poco a la masacre que cometió otro fanático de diferente color , Anders Behring Breivik en Noruega. Atacó un camping del partido laborista de Noruega, pacifista, opuesto a la tenencia de armas, multiculturalista… y obviamente los cazó como patos durante horas ya que todos eran CIVILES INDEFENSOS.

Estamos en una nueva era donde los objetivos de los terroristas son los CIVILES, pero de preferencia INDEFENSOS. No todos tenemos que dejar de ser civiles, pero si podemos dejar de estar INDEFENSOS y eso no se logra prohibiendo las armas precisamente a los ciudadanos, sino promoviendo el uso responsable y entrenado de las mismas. No se puede poner un policía en cada esquina , en cada casa, en cada bar del mundo. El enfoque debe cambiar. Se debe apoyar la capacidad de la población civil de AUTODEFENDERSE cuando existe una ausencia de la autoridad hasta que la autoridad llegue, no porque sea agradable sino porque es una cuestión de supervivencia. Y cada vez que algún IMBÉCIL (es decir un IM BACULUM, del latin SIN BACULO, SIN APOYO) aprovecha una de estas masacres para fomentar el desarme civil seguramente logra que los FANÁTICOS celebren dos veces: una vez por la barbarie cometida y otra vez mas porque la próxima será mas fácil.

Share

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario